Centro Madonna del Prado

comparte
Primer estudio fotográfico de Ruiz de Luna. Plaza de Aravaca. Talavera de la Reina.

Enclavado en el corazón histórico de Talavera, se alza uno de los edificios más emblemáticos y cargados de historia de la ciudad: Centro Madonna del Prado. Este edificio histórico, actualmente sede del Conservatorio Elemental y Profesional de Música, ha dejado una profunda huella en la identidad de Talavera a lo largo de los años.

Con un carácter privado, La Madonna del Prado ha desempeñado diferentes roles a lo largo de su existencia. En sus inicios, fue el primer estudio de fotografía fundado por Juan Ruiz de Luna. Por aquel entonces, su pasión por capturar imágenes y momentos se entrelazaba con la belleza y el arte cerámico, elementos característicos de Talavera de la Reina.

La familia Ferrero construyó este edificio, donde estuvo la Conserjería de Agricultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
Centro Madonna del Prado en la actualidad.

Al adentrarnos en el edificio, nos encontramos con una impresionante colección de azulejos de cerámica. Estos azulejos, meticulosamente decorados, narran escenas del ilustre Don Quijote de la Mancha. Cada azulejo cuenta una historia, transportándonos a las hazañas y desventuras del caballero andante y su fiel escudero Sancho Panza.

Hoy en día, La Madonna del Prado brilla como un espacio dedicado a la educación musical. El Conservatorio elemental y profesional de música, que ha encontrado su hogar en este edificio histórico, acoge a jóvenes talentos y profesionales en busca de perfeccionar sus habilidades y conocimientos musicales. El legado de La Madonna del Prado continúa vivo, ahora en forma de notas, melodías y armonías que llenan los pasillos y aulas de esta joya arquitectónica.

La Madonna del Prado, testigo de la evolución y transformación de Talavera, es un lugar donde convergen el arte, la historia y la pasión por la música. Su imponente presencia y su rico legado nos recuerdan la importancia de preservar y valorar nuestro patrimonio cultural, y nos invitan a sumergirnos en un viaje a través del tiempo, donde cada ladrillo, azulejo y acorde musical nos cuenta una historia única de esta ciudad llena de encanto y tradición.

Los zócalos o arrimaderos en el interior del centro, ilustran escenas de Don Quijote de la Mancha, repitiendo los diseños de José Jiménez Aranda.
En la zona superior se reproduce la escena del “manteo” de Don Quijote de la Mancha.
«…y allí puesto Sancho en mitad de la manta comenzaron á levantarle en alto, y á holgarse con él como un perro por carnestolendas…»
«por Dios, que la bacía es buena, y que vale un real de á ocho como un maravedí».
Don Quijote observa la polvareda del rebaño desde una loma.
“Contó el ventero a todos cuantos estaban en la venta la locura de su huésped, la vela de las armas y la armazón de caballería que esperaba. Admiráronse de tan extraño género de locura y fuéronselo a mirar desde lejos, y vieron que, con sosegado ademán, unas veces se paseaba; otras, arrimado a su lanza, ponía los ojos en las armas, sin quitarlos por un buen espacio dellas. Acabó de cerrar la noche; pero con tanta claridad de la luna, que podía competir con el que se la prestaba, de manera que cuanto el novel caballero hacía era bien visto de todos. Antojósele en esto a uno de los arrieros que estaban en la venta ir a dar agua a su recua, y fue menester quitar las armas de don Quijote, que estaban sobre la pila; el cual, viéndole llegar, en voz alta le dijo:
Pasaje del libro “EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA”
Miguel de Cervantes Saavedra
 
-¿Cómo dices eso? —respondió don Quijote—. ¿No oyes el relinchar de los caballos, el tocar de los clarines, el ruido de los atambores?
 
-No oigo otra cosa —respondió Sancho— sino muchos balidos de ovejas y carneros…
…esto diciendo, se entró por medio del escuadrón de las ovejas y comenzó de alanceallas con tanto coraje y denuedo como si de veras alanceara a sus mortales enemigos. Los pastores y ganaderos que con la manada venían dábanle voces que no hiciese aquello; pero, viendo que no aprovechaban, desciñéronse las hondas y comenzaron a saludalle los oídos con piedras como el puño. Don Quijote no se curaba de las piedras, antes, discurriendo a todas partes, decía…
Pasaje del libro “EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA”
Miguel de Cervantes Saavedra
 
“En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:
—La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer, que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
—¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza.
—Aquellos que allí ves —respondió su amo—, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas…

También podría gustarte...

Representa la fachada del edificio en la Calle San Bernardo 112 Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *